| Versión movil  |   |  RSS RSS  | Contacto  |  Mapa del sitio  |  Registrate!  |  Entrar
Estás en: > >
Enviar   Imprimir Comentar  Compartir:    

06/09/2011 - 09:24 - Paco Echevarría

Travesías de buceo por el mundo

La gran aventura de bucear con el tiburón Blanco

Desmitificando al Gran Blanco

Anterior

  • Ensenada
  • Sumergiéndose
  • Briefing
  • Buceador listo para avistar al tiburón blanco
  • Buceo en jaula
  • Detalle
  • El tiburón blanco

Siguiente

La gran aventura de bucear con el tiburón  Blanco
© Paco Echevarria

Paco Echevarría, colaborador en México y Cuba de Bajoelagua.com, ha realizado un viaje para avistar al tiburón blanco. A continuación, nos narra su experiencia:

"¿Qué es lo que hace que 5 buzos radicados en lugares tan distantes como Moscú, Kabul, Madrid y Ciudad de México, coincidan en Tijuana -ciudad fronteriza de la República Mexicana, afamada de peligrosa- para iniciar la Gran Aventura de bucear en el mejor lugar del mundo donde se puede observar al Tiburón Blanco en condiciones inmejorables de visibilidad y seguridad? Pues sin duda, conocer de primera mano si es verdad o mentira todo lo que se dice de él y como consecuencia desmitificarlo como asesino de los mares y peligroso para el hombre.

De paso y por experiencia propia, comprobar que no son Tijuana o Ensenada más peligrosas que otras ciudades del mundo, donde el número de habitantes es muy variable, debido al paso de personas que las visitan en tránsito hacia los Estados Unidos de Norteamérica, o de norteamericanos que van a ellas a recibir consulta médica y odontológica, pues es considerablemente  mas barato éste servicio en dichas ciudades que en su propio país o también, para adquirir medicamentos sin tantos requisitos, lo anterior  ha hecho de Tijuana la ciudad con mas farmacias por kilómetro cuadrado, y de Ensenada el puerto de salida preferido, por ser el más cercano a Isla Guadalupe.

Me comentan Paco Madrid y su esposa Beatriz Benet, magníficos buzos Españoles y excelentes  personas, -a pesar de  ser abogados como el que esto escribe- con quienes hemos tenido el placer de compartir las jaulas de protección para observar al Gran Blanco. Que a ellos la agencia de viajes les recomendó mejor hospedarse en san Diego en vez de Tijuana para no correr un riesgo innecesario, lo cual está muy lejos de la realidad, ya que esta decisión les ha complicado mucho su itinerario de viaje al ser necesario ir a por ellos hasta San Diego, pudiendo haberse evitado la entrada a un tercer país con las consabidas complicaciones que provoca cruzar dos veces la frontera más vigilada del mundo.

Es verdad que en varias partes se observa presencia militar, pero también es cierto que puede uno disfrutar de todo sin ser molestado en absoluto.

En relación a los buzos que han viajado a Tijuana desde varios puntos del planeta, merece mención aparte un singular integrante del grupo ; "Taraz", fotógrafo y reportero del mundo subacuático, practicante de yoga, vegetariano y abstemio de bebidas alcohólicas -cosa rara en un Ruso- quién radica en Moscú y nos alcanza en Tijuana, previo paso por Holanda y Ciudad de México.

Contario a lo que pensaba al iniciar el viaje, el único norteamericano que nos acompaña es Mr. "P", oriundo de Oklahoma, pero radicado por razones de trabajo en Afganistán, donde presta sus servicios en el Ejército Americano como Ingeniero en sistemas satelitales y quien para relajarse en sus vacaciones bucea con tiburones blancos.

No puedo dejar de mencionar a Fernando Aguilera Jr. Hijo del propietario de la empresa familiar "Cantamar", centro de buceo en la Paz Baja California, cuyos barcos son los únicos de nacionalidad mexicana que prestan el servicio en la zona, con un profesionalismo de primer mundo, sin lujos pero con calidad.

La temporada de avistamiento del Tiburón Blanco inicia en el mes de Agosto y termina en Noviembre, por lo que mueven uno de sus barcos; el "Sea Escape" desde La Paz Baja California Sur, hasta Ensenada Baja California Norte en una travesía que dura 90 horas por mar. Fernando conduce por carretera una camioneta con capacidad para once pasajeros desde La Paz hasta San Diego en Estados Unidos de Norteamérica (unos 1500 km en un trayecto que dura 16 horas, para recoger a los primeros clientes e integrar el equipo de 5 buzos que iniciamos los trabajos de la temporada de avistamientos del Gran Blanco.

Siguiendo la ruta migratoria de los elefantes y lobos marinos, el Tiburón Blanco  permanece durante varios meses en la zona de la Isla Guadalupe, cazando y alimentándose para seguir su ruta migratoria con destino a Hawai, previa estancia de unas semanas en una zona que han denominado como el "café de los tiburones", donde se cree que socializan y se reproducen, sin existir aún pruebas contundentes de la ubicación exacta pero, a través de los estudios de monitoreo que han efectuado varios científicos, entre ellos el mexicano recientemente doctorado en Biología Marina, profesor  Mauricio Hoyos, residente permanente en la zona durante varios meses al año, han  podido avanzar de forma importante en los estudios sobre el comportamiento del Tiburón Blanco, al cual dedicaré un capitulo completo de este reportaje.

Todo inicia en Ensenada Baja California                                                                                                                                                                               Lugar donde zarpan la mayoría de los 6 barcos que prestan el servicio de "vida a bordo" para dirigirse a Isla  Guadalupe, macizo montañoso de roca volcánica que emerge de las profundidades del Océano Pacífico, localizado a 22 horas de navegación.

Es en Ensenada, donde obligatoriamente tienen que hacerse los trámites de embarque, aduana y visa, ya que muchos visitantes a la zona de buceo son de origen extranjero.

Nosotros tuvimos la suerte de zarpar sin contratiempos burocráticos, debido a la pericia de Fernando quien tiene todo bajo control y en regla, no obstante ser innumerables las restricciones para visitar la zona protegida bajo la denominación de Parque Nacional.

Tenemos que hacer mención obligada que el trayecto es para personas en buen estado físico y emocional pues las 22 horas de navegación son extremadamente estresantes, producto de las condiciones climatológicas imperantes en ésta temporada, pues soplan constantemente vientos con dirección noroeste-sureste, pegando del costado de babor a la embarcación, produciendo un vaivén interminable que provoca mareos y una tensión considerable al grado de haber ocurrido tres infartos registrados en personas que no tenían las condiciones para soportar ésta dura prueba y lo mismo sucede al regreso, por lo que curiosamente la tensión del buceo con Tiburón Blanco pasa a un segundo término en el nivel de estrés. Se dice que es mas fácil sufrir un ataque de corazón, que uno de tiburón y es verdad que en gran medida esto es producto del viaje.

Milagrosamente todo cesa como por arte de magia,  al cruzar la embarcación la punta norte de la Isla - de 34 kilómetros de largo-, perfectamente identificada por una roca enorme y vertical conocida como piedra vela.

La bahía donde se anclan las embarcaciones tiene una profundidad impresionante y al estar protegida por enormes paredes de piedra, los vientos no la afectan, como tampoco la marejada que acompaña a los barcos en todo su trayecto.

Esta paz repentina hace que vuelva el alma al cuerpo después de una noche llena de sobresaltos, lo mismo que la belleza salvaje de la costa compuesta de piedras de gran tamaño y playas de roca volcánica que se convierten en guarderías de las crías de lobos y elefantes marinos.

Estas condiciones únicas hacen de La Isla Guadalupe, un paraíso para contemplar al mas imponente y bello de todos los tiburones, epítome de diseño y destreza para cazar las presas que lo proveen de los nutrientes necesarios según su etapa de desarrollo; atunes y peces varios para los mas jóvenes, grasa y proteína para los de edad adulta y gran talla.

Inicia la aventura                                                                                                                                                                                                                       Muchas son las dudas que asaltan a los participantes,  por lo que Fernando pacientemente realiza la primera explicación relativa a lo que se puede hacer y no hacer en la embarcación y en las jaulas de protección, perfectamente diseñadas para soportar un posible embate de Tiburón , el cual difícilmente llega a ocurrir pero que necesariamente se debe saber, por ser totalmente diferente a todo lo antes practicado.

Primeramente nos explica que no se van a usar aletas por no ser necesarias, luego lo relativo al lastre  que se usa en forma de chaleco y que es considerablemente superior al usado en cualquier inmersión con equipo scuba. Los suministros de aire son alimentados directamente desde un compresor en forma de línea directa, cuando se usan las dos jaulas que flotan perfectamente asidas a la popa de la embarcación. Finalmente nos comenta lo relativo a la forma de entrar y salir.

Una temperatura aproximada de 21 grados centígrados hacen que se te comprima todo, pero al cabo del primer avistamiento -que ocurre de inmediato pues nos van a dar la bienvenida dos majestuosos ejemplares de gran talla-, hacen que se te olvide el mareo del viaje, el hambre y el frío, para dar paso al embelezo que provoca contemplar a su majestad El Gran Blanco.

Para los camarógrafos subacuáticos es el éxtasis al obtener tomas excelentes, debido a una visibilidad de más de 40 metros con un fondo azul que permite resaltar las formas impresionantes de éstos peces que pasan en forma circular constantemente alrededor de las jaulas de protección sin poner en peligro la integridad de los compañeros. Aprende uno el comportamiento admirable de éstos animales, su organización y jerarquía para comer, las formas de identificarlos por su sexo, tamaño y características que permiten aportar datos y registros e incluso nombrarlos como uno desee en caso de no estar inscritos en un libro que al efecto permite llevar una identificación de ambos costados del animal.

Para los que creían haberlo visto todo -hablando de actividades subacuáticas- les diré que es una experiencia diferente, pues en éste caso no va el buzo a ver las especies marinas, sino ellas te vienen a ver a ti.

El nivel de adrenalina se dispara al máximo y al salir queda uno plenamente satisfecho de haber podido vivir semejante experiencia.

Al salir de las jaulas, inicia la convivencia alrededor de la mesa servida con alimentos y bebidas ilimitadas y procedemos a conocer personas y culturas muy interesantes.

Cabe mencionar que a partir de las siete de la mañana quedan a disposición de los buzos las jaulas de avistamiento, siempre apoyados por personal calificado y dispuestos a brindar toda clase de ayuda y no hay límite de entradas, siempre que se respeten los turnos previamente platicados y consensuados con los compañeros.

Al segundo día ocurre algo diferente, pues aprendemos que a los Tiburones Blancos no les gusta que haya nadie debajo de su vientre por lo que una nueva experiencia tiene lugar, se trata de una jaula mas pequeña en la que caben máximo 2 buzos, la cual es colocada a varios metros de profundidad, asciende y desciende por medio de una grúa, la cual es monitoreada desde la plataforma de la embarcación pero los buzos siempre tienen la decisión de ascenso-descenso, en éste caso se usa equipo scuba y se baja sin aletas, para evitar caer en la tentación de salir de la jaula de protección. Un código de señales previamente acordado y sencillo permite colocarse a nivel en forma segura, así se obtienen vistas de abajo hacia arriba y siempre bajan los tiburones a estar con los buzos pero esta vez se encuentra uno en medio de la nada. Previamente se acuerda el tiempo de estancia , en promedio 30 minutos, pero hay quién solicita 40 y repite la experiencia hasta 3 veces.

Siempre deseosos de agradar al cliente, nos ofrece Fernando una visita en lancha a la costa situada a unos 200 metros para ver a las crías de lobo y elefante marino, sin poder tocar tierra, pues para eso se necesita un permiso especial.

Conocemos de lejos la casa del Dr. Mauricio Hoyos especialista número uno en el tema Tiburón Blanco, quien pasa en soledad varios meses de cada año y ha obtenido significativos avances y reconocimientos a su labor en favor de los Tiburones Blancos.

Sin sentirlo han pasado ya dos días desde que nos conocimos en Tijuana y mañana tenemos las últimas oportunidades de observar en su medio a nuestro Tiburón favorito, a manera de despedida nos ofrece la tripulación una magnífica parrillada de cortes selectos de carne de res de primera calidad, cocinada al carbón y acompañada de vinos de California, previamente hemos visto los trabajos fotográficos y de video de los compañeros y volvemos a disfrutar de la mejor experiencia de buceo jamás vivida.

Resta comentar lo relativo a costos de un viaje de éste nivel, considerado por muchos el Top Site entre todos los destinos de buceo, lo cual es bastante discutible por supuesto , pero lo innegable es que se desquita cada dólar que uno invierte en ésta aventura, la relación calidad y precio es perfectamente comprensible, se requiere de un nivel de especialización increíble y la logística es complicada, sin contar el pago de impuestos y la propina para el personal de servicio que desquita con creces cada gratificación que se les otorga, por lo que desde luego no es accesible a todos los bolsillos, pero si es una meta personal para intentarlo alguna vez en la vida...sin duda.

Sobre todo se debe buscar contratarlo con los prestadores directos pues se revende hasta en cuatro veces su valor , lo cual hace que algunos lo consideren muy caro.

Una consideración final es la relativa a la tremenda aportación científica que propician  éste tipo de viajes, ya que nos consta que todas las embarcaciones que participan en éste negocio facilitan la llegada y salida de personas, materiales y suministros en forma frecuente y gratuita , tal es el caso del Sea Escape que llevaba la embarcación y los equipos del Dr. Mauricio Hoyos en forma totalmente gratuita, confirmado por el mismo Doctor y que sin su ayuda sería imposible dedicar su tiempo a la investigación en campo.

Lo mismo puede decirse de los buzos que aportan desinteresadamente fotografías y vídeos que permiten identificar por sus características únicas a los ejemplares que en número aproximado de 120, visitan Isla Guadalupe y contribuyen el hecho de convivir respetuosamente contribuye al gran propósito que nos tenemos que fijar como buzos que es DESMITIFICAR a ésta especie que se encuentra en peligro de extinción.


"No se ama lo que no se conoce y nosotros estamos a favor del conocimiento de ésta especie que cumple perfectamente su función en el ciclo de la vida."

Consideraciones finales                                                                                                                                                                                                                El hecho de ubicarse Isla de Guadalupe, México tan lejos de la costa -22 horas de navegación desde Ensenada Baja California y 32 horas desde San Diego California USA- garantiza que no será un destino al alcance de la totalidad de los buzos, por lo que no está en peligro su integridad como zona casi virgen.

Por otro lado la excesiva regulación por parte del Gobierno Mexicano hace casi imposible que nuevos prestadores de servicios inviertan su capital en éste negocio, ya que solamente los que tienen años viajando a Isla Guadalupe pueden obtener los permisos para anclarse en la parte norte, no pudiendo visitar ninguna otra zona de la Isla donde existe una población de pescadores de abulón y langosta, ni descender a tierra por ningún motivo. Además que accidentes recientes (un incendio que consumió el 80 de los árboles y la muerte de 3 vigilantes por accidente de motocicleta) hacen inaccesible la visita de la Isla.

El costo elevado de éste paquete -en caso de comprarse en forma directa a los prestadores del servicio- alrededor de $ 3,000 dólares americanos por 3 días efectivos de inmersión, más 2 o 3 de navegación, partiendo de Ensenada o San Diego, convierte en prohibitivo el destino para la mayoría. En algunos grupos, los intermediarios lo revenden hasta 4 veces mas de su valor-.

Al costo del paquete, se tendrán que agregar los costos de hospedaje y transportación aérea a Tijuana o San Diego, haciendo de éste destino un producto exclusivo, reservado a pocos privilegiados, pero que desde luego confirmamos la opinión de la mayoría, en el sentido de que se trata del máximo destino al que pueda aspirar un buzo, sobre todo cuando se han visitado previamente los lugares mas recomendados y accesibles a la mayoría de los compañeros.

Comentarios

Lo +

Seguros de buceo
Contrata tu seguro de buceo, pesca submarina y snokel a los mejores precios.
mas