| Versión movil  |   |  RSS RSS  | Contacto  |  Mapa del sitio  |  Registrate!  |  Entrar
Enviar   Imprimir Comentar  Compartir:    

13/08/2007 - 19:51

Descubren que los calderones de Canarias comen calamares gigantes

Investigadores españoles han logrado captar por primera vez imágenes de un calderón tropical comiéndose un tentáculo de un calamar gigante. El análisis de las imágenes, logradas tras años de investigación en el canal marino que separa las islas de Tenerife y la Gomera, demuestra que pese a su relativamente pequeño tamaño -unos cinco metros-, el calderón se atreve con cefalópodos más grandes que él, por lo que se abre la hipótesis de que podría depredar sobre ellos atacando en grupo.
Hasta el momento no había más que pequeños indicios de que los calderones comieran calamares gigantes (Architeutis dux), según Vidal Martín, presidente de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos del Archipiélago Canario (SECEC), y director del Museo de Cetáceos de Canarias. «En dos ocasiones hemos visto cortes de dientes como los de los calderones pequeños en cadáveres de calamares, que indicaban lo que ahora ha quedado demostrado», dijo a EL MUNDO.

La foto y las imágenes de vídeo, obtenidas el 8 de julio a dos millas de Los Cristianos por un equipo de la SECEC, muestran el momento en que un calderón emerge con un tentáculo pegado con sus ventosas a la cara del animal. El animal se desprendió de él saltando y golpeando su cara contra la superficie del mar, hasta que se soltó y lo devoró.

«Hemos identificado que se trataba de un calamar gigante y el tentáculo es en realidad uno de los dos funículos, que le sirven para capturar presas y reproducirse. Tenía unos cinco centímetros de diámetro, por lo que estimamos que el calamar medía cinco metros», señaló Martín.

Los calderones se alimentan de calamares a grandes profundidades, donde bajan a capturarlos. Lo demuestran las necropsias de los animales que aparecen varados, que descubren en sus estómagos los restos de los picos -mandíbulas- del calamar, de un tejido quitinoso que no pueden digerir, y se ven obligados a expulsar cada cierto tiempo.

Los picos de los calamares gigantes sólo aparecen en el estómago de los cachalotes, por lo que se sabe con certeza que estos grandes cetáceos con dientes se alimentan de ellos. Es precisamente esta circunstancia la que abre la hipótesis de que los calderones atacan en grupo al calamar gigante, y despedazan el cuerpo y los tentáculos del que descartan el pico, añadió Vidal Martín.

Desde hace 16 años, la SECEC ha logrado identificar más de 800 calderones que viven agrupados en familias entre Tenerife y La Gomera. Según las observaciones, los machos, que casi doblan el peso de las hembras, nunca se aparean con las de su familia. Normalmente ejercen vigilancia y la defensa del grupo familiar.

Gracias a unos sensores que les fueron acoplados con ventosas, se ha podido conocer su perfil de buceo. Son los cetáceos que más rápido se sumergen, a unos tres metros por segundo. Llegan hasta los 800 metros de profundidad, y tras 20 minutos suben a la superficie para descansar sólo 10 minutos y volver a sumergirse. «Son más activos que los zifios o los cachalotes», dice Martín.

En torno a las mandíbulas de calamar no digeridas por los cetáceos se crea una secreción intestinal con forma de bola, que el animal termina expulsando. Pese a su pestilente olor, este material tiene un elevado valor en la industria perfumera, donde se la conoce como ámbar gris, y sirve para fijar el perfume. Sin embargo, Vidal Martín nunca ha visto estas bolas y ha observado cómo los calderones regurgitan esos restos, al igual que hacen las aves rapaces nocturnas.

Comentarios

Seguros de buceo
Contrata tu seguro de buceo, pesca submarina y snokel a los mejores precios.
mas