| Versión movil  |   |  RSS RSS  | Contacto  |  Mapa del sitio  |  Registrate!  |  Entrar

Enviar   Imprimir Comentar  Compartir:    

03/06/2004

Desierto peruano es un mar de fósiles únicos en el mundo

(Reuters) Con sólo una brocha y un cincel, el explorador Mario Urbina va a la caza de tiburones gigantes y ballenas enanas, sumergiéndose en el fondo de un mar prehistórico, donde hoy está el desierto de Ocucaje en Perú.
Con sólo una brocha y un cincel, el explorador Mario Urbina va a la caza de tiburones gigantes y ballenas enanas, sumergiéndose en el fondo de un mar prehistórico, donde hoy está el desierto de Ocucaje en Perú.

Urbina es un peruano aficionado a la paleontología, que tiene la piel agrietada por el sol y el cabello revuelto de arena, de tanto vivir en medio de ese desierto tapizado de fósiles marinos de hasta hace 25 millones de años, únicos en el mundo por su estado de conservación y variedad.

Ocucaje era una zona de bahías e islas con un mar tranquilo y de poca profundidad, tenía un ambiente semitropical de palmeras con gran diversidad de fauna, donde existieron las condiciones adecuadas para la fosilización de los animales.

"Este es uno de los mejores lugares del mundo para hallar fósiles marinos del Cenozoico bien conservados", dijo Urbina a Reuters, mientras caminaba enfundado en su atuendo de dril verde olivo por el valle de dunas y montañas formadas de sedimento marino blancuzco y amarillo, unos 336 kilómetros al sur de Lima.

El investigador, considerado por los expertos como "un gran descubridor de fósiles", camina señalando las líneas estratigráficas dibujadas en los cerros, que muestran las distintas épocas geológicas.

Y mientras habla emerge del desierto un océano repleto de ballenas enanas, tiburones gigantes, delfines picudos, focas, ping
Juinos y hasta cocodrilos marinos que habitaban esas bahías en el Cenozoico, que abarca las eras terciaria y cuaternaria.

"Aquí estamos en el fondo de un océano de hace 10 millones de años, esto era el gran centro de una laguna que tendría unos 30 metros de profundidad. Era un gran hotel, todos venían aquí a reproducirse en la misma época del año y quizás las guías de las migraciones eran las ballenas", explicó Urbina.

Al caminar ahora por el desierto de Ocucaje es un desafío no pisar dientes de tiburón dispersos en la arena. Se ven esqueletos casi completos de cachalotes, dunas coronadas de caracolas y se puede tropezar con un cerebro de delfín en una roca.

Fósiles únicos en el mundo

Este desierto corresponde a la "Formación Pisco", una secuencia sedimentaria marina que se extiende por 350 kilómetros, desde la parte central de la franja costera hasta una zona del departamento sureño de Arequipa.

"Los fósiles de Ocucaje y Sacaco (un desierto de Arequipa) pertenecen a esa formación, son de las etapas superiores del Cenozoico: Mioceno y Plioceno, entre 25 millones y 3 millones de años", detalló el paleontólogo peruano Rodolfo Salas.

"Nunca podría terminar de mencionar quizá los fósiles hallados en Ocucaje que serían únicos. Cada uno es una joya científica que nos permite por un pequeño orificio observar un instante del pasado que en casi ninguna parte del mundo se conservó con tanta exactitud", agregó.

El clima aparentemente benigno de Ocucaje permitió la existencia de animales prehistóricos de colosales dimensiones y comprobada ferocidad como el Carcharocles Megalodón, el mayor tiburón de todos los tiempos, con una mandíbula tan grande que era capaz de comerse una ballena entera en dos bocados.

Pero hubo otro depredador de dimensiones sólo superadas por el rey de esos mares, el Carcharocles Megalodón (de 16 metros de largo y unas 45 toneladas de peso) con un tamaño y ferocidad similares al del actual tiburón blanco: el Isurus Hastalis.

Poco se sabía del Isurus Hastalis en el mundo, excepto por unos filosos dientes de hasta seis centímetros de largo que habían sido hallados, hasta que en agosto del 2001 dos peruanos hallaron sobre la arena de Ocucaje algunas de sus vértebras.

Advertidos, Urbina y Salas --fundadores del equipo de Paleontología del Museo de Historia Natural de la Universidad de San Marcos de Lima-- viajaron a Ocucaje y desenterraron un Isurus Hastalis casi completo.

"Casi no hay restos de tiburones fósiles en el mundo, sólo se conocen sus dientes. En Ocucaje sacamos el 85 por ciento del esqueleto de un Isurus. Nadaría ahí hace unos 10 millones de años, mediría ocho metros y pesaría dos toneladas", acotó Salas.

El esqueleto de los tiburones es de cartílago, difícilmente se osifica y mucho menos se fosiliza, "por eso éste es único", dijo.

La tranquilidad de las aguas del lugar permitió que los animales muertos se hundieran y enterraran rápido bajo una gran capa de diatomita, microorganismo que convertía anoxído (sin oxígeno) al suelo, evitando su desintegración, explicó Urbina.

"Es como meterlos (a los restos) en alcohol", comparó.

En Ocucaje se halló además la tortuga prehistórica más completa del mundo, de nueve millones de años y cuya caparazón medía unos tres metros, el doble del que tienen las actuales.

"En este caso se halló casi el 70 por ciento del armazón y su cráneo", refirió Salas.

Paleontólogo por un día

En el Museo de Historia Natural de la Universidad de San Marcos de Lima se exhiben el tiburón y la tortuga de Ocucaje.

Pero si usted también gusta de la paleontología puede ir a Ocucaje a ayudar a Urbina a armar un museo en el único hotel de ese pueblo, enclavado en un oasis en medio del desierto.

Su último gran descubrimiento fue en Arequipa, otro departamento de Perú: un caballo de unos 300.000 años, que demostró que ese animal llegó a América antes que Colón.

El hotel, unos 35 kilómetros al sur de la ciudad de Ica, ofrece una excursión por el desierto en un vehículo de doble tracción y así se empieza un viaje en el tiempo pues en minutos y de un kilómetro a otro se recorren millones de años, a los que Urbina identifica por los colores de las líneas en los cerros.

En pocas horas se llega al lugar de excavaciones y con cinceles, brochas y yeso, el turista puede ayudar a encontrar y extraer un nuevo especímen.

Para el paleontólogo francés Francois Pujos, si bien en Australia, Estados Unidos, Afganistán o Africa hay zonas similares, "lo excepcional es la dimensión de los sitios, son 30, 50 kilómetros donde hay cientos de esqueletos, lo excepcional es la diversidad de los animales y su conservación ".

Comentarios

Seguros de buceo
Contrata tu seguro de buceo, pesca submarina y snokel a los mejores precios.
mas