Estás en: > >

20/05/2004

Entrevista a Fiz Fernández, especialista en oceanografía, que visitó el Prestige

Entrevista a Fiz Fernández, especialista en oceanografía, que visitó el Prestige

(La Voz de Galicia) Este especialista en oceanografía fue uno de los primeros que visitó el «Prestige» en el fondo del mar: entonces se asustó con la que se avecinaba y ahora avisa que la catástrofe no ha pasado
El investigador Fiz Fernández fue uno de los primeros que se sumergió con el submarino Nautile para contemplar el esqueleto de esa pesadilla llamada Prestige . Fue el 18 de diciembre del 2002, y sobre el terreno pudo comprobar que el fuel fluía y que se dirigía a las costas gallegas. Ayer, este científico del Instituto de Investigaciones Marinas habló en Vigo de su experiencia, en una conferencia sobre las lecciones de la catástrofe.

-Fue usted uno de los primeros que se sumergió en el Atlántico para observar el barco del terror...

-Sí. Antes que yo bajaron dos personas en el Nautile , un ingeniero naval de Ferrol y otro de Izar.

-Supongo que a un estudioso del océano le impactó mucho ver tan de cerca a «la bicha» que amenaza con cargárselo...

-Antes de bajar había pasado siete días a bordo del Atalante (el barco nodriza del Nautile ), y, claro, había visto fotografías y vídeos del fuel saliendo. Así que cuando bajé ya había superado el primer impacto. Pero cuando vi las primeras imágenes del fuel saliendo me quedé... no sé, te asustas. Yo en aquel momento pensé: «Es imposible que todo esto se congele, como dicen».

-¿Cuando llegó abajo, le sorprendió la magnitud del desastre?

-No, lo que más me sorprendió fue la cantidad de vida animal que había allí, pese al fuel. Es una zona en la que se concentran especies como el pulpo, tiburones, gambas y medusas. Hay más vidilla de la que uno imagina. Luego me sorprendió el tamaño del buque, que es impresionante. Te choca además que ves el barco blanco, cuando te esperas lo contrario. Pero es que cuando impactó contra el fondo levantó una polvareda de sedimento que lo cubrió todo.

-¿Y cómo es eso de bucear entre hilillos de plastina?

-No, no... es que lo de los hilillos de plastilina lo acuñamos en el Atalante : cuando el responsable de los investigadores intentó explicarle al responsable político lo que estaba ocurriendo, pues le dijeron que eran como una especie de hilillos... Es curioso, pero la expresión salió de allí, no es original del ministro.

-Pero resultó que no eran tan finos los hilos...

-No, qué va. Lo que pasa es que la lente de la cámara lo hace todo más pequeño, pero luego te acercas y ves agujeros de 30 centímetros.

-Tan impactados salieron que dijeron que el pecio iba a reventar...

-No, hubo ingenieros que lo dijeron, pero para mí eso mostró una cierta ignorancia de lo que es un tanque. Aquello no es hermético, tiene vías de escape, por lo que no puede reventar. Lo que sí puede ocurrir es que con el tiempo y el óxido salga el fuel...

-Que irá a parar otra vez a la costa gallega.

-Es que todo lo que salga vendrá a la costa. Es un foco de contaminación continuo.

-¿Cree que hoy se volvería a actuar igual con un buque como el «Prestige»?

-El problema se agravó por el modo de llevarlo, por alejar el barco, por no tener en cuenta a los científicos, por querer sacarse el lío de encima. Necesitamos un buen plan de contingencias.