| Versión movil  |   |  RSS RSS  | Contacto  |  Mapa del sitio  |  Registrate!  |  Entrar
Estás en: > >

Enviar   Imprimir Comentar  Compartir:    

10/05/2004

Cádiz "La Santa Cueva pudo ser el santuario de Astarté"

(Diario de Cádiz) La arqueóloga Inmaculada Pérez propone que en ese lugar se ubicara el oráculo del templo fenicio que citan las fuentes clásicas.
Según recogen los textos clásicos, cerca de una decena de santuarios dedicados a las deidades fenicias y púnicas- después asimiladas por la cultura helena y romana- se extendían en la Edad Antigua a lo largo de la costa gaditana, desde la zona de Algeciras y Gibraltar hasta la desembocadura del Guadalquivir en Bonanza.

La profesora de Arqueología de la UCA Inmaculada Pérez López describió el mapa de estos santuarios fenicio-púnicos dentro del ciclo de conferencias sobre la arqueología gaditana que viene desarrollándose desde el pasado mes de diciembre en el Museo de Cádiz.

Basándose en sus investigaciones en las fuentes clásicas y en los restos arqueológicos relacionados con estos centros de culto, conocimiento y comercio aparecidos hasta ahora, Inmaculada Pérez sigue en su estudio, objeto de su tesis doctoral, una travesía marítima en la que, de oriente a occidente, sitúa la ubicación de ocho templos citados por estas fuentes.

Llama la atención la arqueóloga sobre el hecho de que "en la Bahía de Cádiz se encuentran los únicos santuarios que las fuentes romanas citan como lugares de consulta de oráculos de toda la península ibérica, algo que sin duda tiene que ver con la estrecha relación de estos templos con el tráfico y el comercio marítimos. Los oráculos serían con toda probabilidad marinos expertos que indicarían a los navegantes la conveniencia o no de las travesías que se proponían y las características del viaje".

Refuerza esta tesis la situación estratégica de los santuarios, "que balizaban la entrada y salida de lugares peligrosos en la travesía marítima, por lo que eran también puntos de refugio, reparación de naves, avituallamiento para la aguada y acopio de información".

En el conjunto de islas que en la Edad Antigua conformaban la Bahía de Cádiz "los agentes naturales -afirma Inmaculada Pérez- se han aliado para que no desaparezca del todo la huella de estos santuarios y podamos reconocer sus vestigios en nuestro entorno".

Una de las aportaciones más interesantes del estudio de la arqueóloga es la hipótesis que plantea la posible ubicación del oráculo de la diosa Astarté en la Santa Cueva. Precisa al respecto que "los hallazgos subacuáticos en la Punta del Nao, frente al Castillo de Santa Catalina, se han venido relacionando por la mayoría de los investigadores con la ubicación del templo de la diosas fenicia, asimilada después a la Venus o la Juno romanas, en esa zona. Estos restos arqueológicos, cuya datación se extiende desde el siglo VII al II antes de Cristo, se cree que proceden de un barco hundido en las inmediaciones del santuario. Yo sugiero que se trataba de un barco votivo que se construye para una ceremonia náutica importante relacionada con el culto de Astarté. Este barco se cargaba con ofrendas y objetos litúrgicos, se soltaba, se dejaba navegar y en ocasiones naufragaba".

Subraya que "estos hallazgos en la Punta del Nao han hecho pensar que el templo se encontraba en esa plataforma rocosa, pero los textos clásicos indican que en él había una cueva con oráculo. Yo entiendo que en época fenicia toda la isla pequeña era un territorio sagrado y la única cueva con connotaciones religiosas en Cádiz es la que hoy llamamos la Santa Cueva. Los estudios más recientes indican que el lugar donde hoy se ubica el oratorio estaba a la entrada del puerto marítimo en la Edad Antigua".

Estima Inmaculada Pérez que la situación de esta cueva, al pie del promontorio del solar del Cómico, y los hallazgos de este yacimiento, la calle Canovás del Castillo y la calle Ancha, "tanto el sacerdote o dios egipcio encontrado hace años, como el pozo aparecido en la reciente excavación", son datos que apoyan esta nueva hipótesis sobre la ubicación del oráculo de Astarté en la isla sagrada dedicada a la diosa fenicia. Señala la arqueóloga que "la Santa Cueva es la única que se ha cristianizado, algo que podría responder a una pervivencia del carácter sagrado del lugar, aunque ese es un extremo que aún no se ha podido constatar".

Junto a esta pequeña isla sagrada de Astarté, en la isla mayor y más alargada, donde en opinión de Pérez y otros arqueólogos se ubicaba la ciudad fenicia como tal, dos santuarios balizaban sus extremos. En el meridional, en Sancti Petri, el templo de Melqart, "del que queda el pequeño islote que aún emerge del mar y cuya ubicación indicada por los textos clásicos-explica Inmaculada Pérez- ha sido refrendada por los hallazgos de piezas de época romana y fenicia". En el extremo norte, cerca de la isla sagrada y también a la ciudad de Balbo, según las fuentes escritas, se situaba el santuario de Baal Hammon, Saturno para los romanos. Explica la arqueóloga que "es un dios oriental que se difunde en todo el ámbito de Cartago a partir del siglo V antes de Cristo. La mayoría de los investigadores lo sitúan junto al Castillo de San Sebastián, apoyados por la documentación arqueológica del capitel protoeólico hallado en sus inmediaciones. Hay también noticias del siglo XIX que nos hablan de una cimentación de hormigón que podría tratarse de restos del santuario en época romana".

Apunta la arqueóloga que "es posible también que algunos de los pozos cilíndricos que pueden observarse en la plataforma rocosa del castillo fueran pozos rituales de este santuario erosionados por la acción del mar".

Inmaculada Pérez sugiere otra posible ubicación para este santuario en el espacio de las dos catedrales gaditanas. En su opinión "los hallazgos de dependencias fenicias y otros restos en ese yacimiento son indicios de una posible pervivencia en el lugar de esos cultos desde época muy antigua".

Señala también la existencia de un culto heroico en la relación de santuarios gaditanos: "Este tipo de culto dedicado a un héroe no se ha reseñado hasta ahora en Cádiz, sin embargo las fuentes clásicas sí hablan del santuario oracular de Menesteo, dedicado a un héroe griego, que se situaría en el Puerto de Santa María, quizá en Doña Blanca".

En la entrada al golfo tartéssico, muy cerca de donde hoy se ubican el faro y el puerto de Bonanza, otro santuario dedicado a Astarté , el de La Algaida -cuyos restos se conservan y han sido excavados-, acogía a los navegantes en la vía de acceso al comercio de los recursos agropecuarios del valle del Guadalquivir y de los minerales de Sierra Morena.

Y en el extremo oriental de las costas gaditanas, otros tres templos balizaban las rutas. En el yacimiento prehistórico de la cueva de Gorham, en Gibraltar, han aparecido, por encima de los niveles paleolíticos, restos de un santuario fenicio púnico de los siglos VII al III antes de Cristo, junto a cerámicas, escarabeos, amuletos y otras piezas de culto. Hay también noticias antiguas de hallazgos en la Isla de Hera, el santuario que las fuentes escritas clásicas situaban en Tarifa y en cuya investigación hay que profundizar. Junto a los faros de Trafalgar están documentados también restos de sillares que podrían corresponder al Promontorio de Juno al que se refieren esos textos y cuyo estudio también debe ampliarse.

Comentarios

Seguros de buceo
Contrata tu seguro de buceo, pesca submarina y snokel a los mejores precios.
mas