| Versión movil  |   |  RSS RSS  | Contacto  |  Mapa del sitio  |  Registrate!  |  Entrar
Estás en: > >
Enviar   Imprimir Comentar  Compartir:    

14/11/2005

El barco fenicio de Mazarrón naufraga en el olvido

El barco fenicio de Mazarrón naufraga en el olvido

(La Verdad) Una década después de su descubrimiento, el Ministerio de Cultura aún no ha decidido si extraerá el pecio del mar o si lo conservará en la playa de Mazarrón
Esta historia comenzó con un naufragio hace 2.600 años, y su final es aún un mar de incógnitas. Al barco fenicio de Mazarrón, una joya del patrimonio arqueológico submarino mundial, le aguarda de momento un futuro incierto. Una década después de que fuera descubierto en el fondo de la playa de La Isla, el Ministerio de Cultura admite que aún carece de «un proyecto definido» para el pecio.

La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales ni siquiera ha tomado una decisión acerca de si extraerá la embarcación del fondo del mar (protegida tras su excavación en un sepulcro metálico) para trasladarla a un museo o si por el contrario optará por conservarla in situ.

Sobre la primera hipótesis, se trata de un proceso costoso y complejo. Los expertos no ocultan su preocupación acerca de la técnica a seguir para evitar que el barco fenicio sufra algún daño irreparable si se saca del agua. A preguntas de La Verdad, el Ministerio contesta que «se encuentran en fase de estudio las diferentes posibilidades, que vendrán condicionadas a las decisiones de la Comunidad Autónoma en el ámbito de sus competencias».

Si finalmente se toma esa decisión, servirá de gran ayuda la experiencia acumulada entre los años 1993 y 1995 durante la extracción de los restos del primero de los dos barcos fenicios localizados en Mazarrón: parte de la quilla, nueve tablones incompletos del casco y otros fragmentos de cuadernas. Iván Negueruela, director del Museo de Arqueología Submarina y responsable de la excavación de La Isla, ideó un novedoso sistema: envolvió las distintas partes de la nave con una mezcla de silicona formando una capa protectora antes de sacarlas del agua. Las piezas fueron reflotadas sin sufrir daños.

Pero la segunda embarcación (de 8,10 metros de eslora y 2,25 de manga) se conserva completa, y por tanto la dificultad para recuperarla es mayor. La inversión tampoco es una cuestión baladí. Sólo la operación para reflotar el pecio costaría 360.000 euros. A esta cantidad habría que sumar otra partida similar para tratar las maderas en el laboratorio y evitar que se desintegren. En suma, un coste demasiado abultado en un momento en el que la prioridad del Ministerio es acabar el museo de Cartagena, un proyecto que no deja de encarecerse.

En cuanto a la posibilidad de conservar la nave en la misma playa de La Isla, el Ministerio no la ha descartado. Bellas Artes recuerda que la Carta Internacional para la Protección y Gestión del Patrimonio Arqueológico establece que «la conservación del patrimonio cultural subacuático in situ debe considerarse como la opción primordial».

Pero, ¿es posible mantener el pecio en la playa de La Isla y hacerlo visitable? y ¿cuánto tiempo aguantará bajo el agua sin sufrir daños? Aunque en un principio se planteó construir un centro de interpretación del barco fenicio en Mazarrón, que incluía una cúpula acristalada y una pasarela para poder contemplar la nave sumergida, el proyecto parece desterrado debido a la complejidad técnica que conllevaría las obras en este entorno marino.

Incluso la plataforma ciudadana pro defensa del patrimonio arqueológico de Mazarrón admite que la iniciativa es inviable y propone buscar un emplazamiento en tierra firme donde levantar un museo monográfico de los barcos fenicios «para así poder garantizar la custodia, conservación y perpetuación de tan importante conjunto arqueológico».

La polémica desatada por la posesión del barco tampoco ayuda a la hora de tomar una decisión. La ubicación definitiva de la nave enfrenta a Cartagena (donde se construye el nuevo museo nacional de arqueología submarina) y Mazarrón (donde se localiza el yacimiento). El Ministerio quiere ahora mantenerse al margen de esta disputa. Cuando se le pregunta dónde irán los dos barcos, Cultura escurre el bulto: «Este aspecto se definirá tras las decisiones oportunas». Así que, si la técnica para extraer el pecio con total garantías es cara y complicada y además Cultura no tiene claro dónde exponerlo al público, el proyecto para la puesta en valor del barco más antiguo del mundo debe esperar mejores tiempos en los cajones de los despachos de Madrid.

De momento, el nuevo museo de Cartagena no albergará en su estreno la nave fenicia de Mazarrón. El centro se inaugurará en el segundo semestre del próximo año -según la fecha que baraja ahora el Ministerio- pero con una réplica de esta pieza única del patrimonio arqueológico submarino. Cultura ya ha ordenado que este detalle se incluya en el futuro concurso de museografía.


Comentarios

Seguros de buceo
Contrata tu seguro de buceo, pesca submarina y snokel a los mejores precios.
mas