| Versión movil  |   |  RSS RSS  | Contacto  |  Mapa del sitio  |  Registrate!  |  Entrar
Estás en: > >
Enviar   Imprimir Comentar  Compartir:    

03/04/2005

El Fortí de Sant Jordi, en Tarragona, albergará el museo y el centro de estudios oceanográficos

(Diari de Tarragona) El área de Patrimonio del Ayuntamiento ha dado su visto bueno para que el Fortí de Sant Jordi, construido en 1709 por el ejército inglés en las proximidades de la Platja del Miracle y edificio catalogado, se convierta en sede del museo y del centro de estudios oceanográficos, una propuesta de la Societat d ' Exploracions Submarines (SES) que impulsa el concejal de Medio Ambiente, Agustí Mallol. Con esta iniciativa se daría un nuevo paso hacia la recuperación de espacios enclavados en la fachada marítima.
El Ayuntamiento ha encargado al arquitecto municipal Rogelio Jiménez la redacción del proyecto que debe convertir el Fortí de Sant Jordi en la sede del museo y del centro de estudios oceanográficos. La distribución interior del espacio podría conocerse a finales de este verano, «porque nuestra intención es crear una fundación y buscar la financiación necesaria para que el centro sera una realidad en 2007», declaró el edil Agustí Mallol.
 
La teniente de alcalde de Patrimonio, Maria Mercè Martorell, se refirió al Fortí de Sant Jordi como «un espacio muy bonito, situado junto al Fortí de la Reina, dos edificaciones inglesas que están muy bien conservadas». En opinión de Martorell, «es positivo dar al fortín un uso que vaya ligado a su musealización, en este caso con referencias al mundo del mar». La concejal recalcó que el proyecto se encuentra en su fase inicial y «la comisión que se ha de formar deberá estudiar muy bien el proyecto para llevar a término una intervención discreta que no distorsione la buena visión del fortín». La responsable de Patrimonio se refirió «a la musealización que hemos hecho en la Falsa Braga de la Muralla, que también es una obra de los ingenieros ingleses».
 
El punto de partida
 
Esta iniciativa surgió en el seno de la Societat d ' Exploracions Submarines, entidad que este año celebra su cincuenta aniversario. El presidente de la SES, Albert Pradillo, declaró en el curso de un encuentro que mantuvo con representantes municipales frente a la puerta del baluarte militar que el proyecto «puede ser viable si se consigue el apoyo de las instituciones». La meta que se persigue es abrir a la ciudad «un centro destinado a actividades lúdicas, culturales y científicas relacionadas con el mundo del mar y del patrimonio histórico». «Pensamos que es una buena idea para una ciudad marítima como la nuestra», subrayó. El profesor de la Facultat de Medicina de la URV y miembro de la SES, Jaume Folch, dijo que la «Universitat ha de participar de alguna manera en el proyecto, puesto que del mismo se podrán aprovechar los estudiantes». Recalcó que el centro de estudios prevé promover investigaciones relacionadas con el mar y abrir sus puertas a los centros docentes para que los alumnos puedan familiarizarse con un ámbito marítimo que «está muy próximo pero que, a la vez, es desconocido para muchos ciudadanos».
 
Lo gestionará una fundación El Ayuntamiento impulsará la constitución de una fundación que gestione el futuro museo y centro de estudios oceanográficos. «Queremos que intervengan las administraciones e instituciones como la URV, la AEQT y la Autoritat Portuària», dijo Mallol, quien anunció que «puedo asegurar que el Ayuntamiento ya destinará una partida económica en los presupuestos de 2006». El responsable del área de Medio Ambiente informó que la Confraria de Pescadors de Tarragona «ha acogido con agrado la iniciativa y ha comprometido su colaboración en la medida de sus posibilidades». Mallol remarcó que «la fachada marítima de Tarragona empieza a cambiar, con la construcción de un aparcamiento en el Moll de Costa, y continuará con la remodelación del Serrallo por parte de la Autoritat Portuària».
 
El siguiente paso podría consistir en la apertura al público del Fortí de Sant Jordi, convertido en un espacio destinado al estudio y la promoción del sector marino, y a concienciar a la sociedad de preservar su naturaleza. La puerta de la fachada marítima El arquitecto Rogelio Jiménez, redactor del proyecto de la fachada marítima, comentó que el Fortí de Sant Jordi se encuentra «en un entorno perfecto, tanto desde el punto de vista marítimo como arqueológico».
 
Jiménez indicó que la transformación del baluarte militar en un museo y un centro de estudios oceanográficos convertiría a esta infraestructura «en la puerta de la futura fachada marítima: sería el punto de inicio en su recorrido hasta el Francolí». Frente al inmueble militar, que dentro de cuatro años cumplirá tres siglos, «hay una gran zona verde que, junto con el aparcamiento del Miracle, facilitará a las personas que accedan al fortín adentrarse después en la fachada marítima». La primera intención de Jiménez es construir dos plantas inferiores con relación al nivel actual del fortín y conservar el patio de armas como espacio abierto. El edificio está catalogado y, en consecuencia, «la construcción nueva no superará nunca la altura de los muros originales». Desde el exterior, el baluarte mantendría el mismo aspecto que en la actualidad.

Comentarios

Seguros de buceo
Contrata tu seguro de buceo, pesca submarina y snokel a los mejores precios.
mas