Estás en: > >

31/10/2007 - Miryam Acebo

La brújula en el buceo

La brújula en el buceo

El uso de la brújula en la práctica del buceo es muy importante ya que bajo el agua, no tenemos ninguna referencia conocida, al descender podemos variar nuestra posición con respecto a la superficie sin darnos cuenta o pueden darse unas condiciones de visibilidad que nos impidan ver más de un palmo de distancia.
Los principios para la utilización de la brújula una vez sumergidos son los mismos que los utilizados en superficie, con el inconveniente de que para ponerla horizontal es algo más difícil que en tierra por la corriente, y porque normalmente no estaremos en posición vertical.
 
Los puntos cardinales suelen venir denominados en inglés o en castellano, por ello deberemos tener en cuenta que, el norte es una "N" o una raya roja gorda sin letra, el sur, viene marcado por una "S" (tanto en brújulas en castelllano, como en inglés) el este por una "E" (tanto en castelllano como en inglés ) y el oeste por una "O" ( en brújulas españolas), o por una "W" (West) en inglés.
 
Partes de la brújula:
 
La esfera de la brújula, o limbo, que gira hasta señalar el Norte, quedándose entonces quieta.

El limbo o cápsula de la brújula se divide en los grados que tiene una circunferencia o lo que es lo mismo en 360º. Por lo tanto cuando ubiquemos el norte, este estará en los 0º ó 360º, el este a 90º, el sur a 180º y el oeste a 270º. Con la brújula lo único que hacemos es medir un ángulo con respecto al norte magnético y a partir de aquí seguir una dirección, así de simple.
 
La línea de rumbo, o dirección, roja, que es fija, y atraviesa la brújula por su mitad, y que se utiliza para seguir el rumbo.

Por último, el graduante móvil. Es decir, la rosca móvil ubicada en la superficie de la brújula, y que moveremos manualmente nosotros, para asegurar que el rumbo es el correcto. 


La brújula:


 
PRIMER PASO : La brújula nos marca la posición norte, (aguja roja en la imagen ), siempre que esté en posición horizontal. Así que lo primero que haremos será buscar el Norte, aunque nuestro destino sea otro.
 
SEGUNDO PASO : A partir de ese momento, una vez que conocemos la ubicación del norte, veremos dónde está la dirección que queremos seguir, ( Sur, Sudeste, Sudoeste , ... ) . Entonces giraremos sobre nosotros mismos, hasta que el rumbo que queremos seguir ( Sur, Sudeste, Sudoeste , ... ) se encuentre en línea con nosotros, y con la línea roja de rumbo de la brújula (linea roja que la  atraviesa de lado a lado de la esfera, diametralmente). Habremos realizado el primer paso para seguir el rumbo.
 
TERCER PASO : Para evitar que al bucear se vaya moviendo la brújula y no coincida la línea de rumbo con la dirección que queremos seguir marcada en el rumbo, y alineada con la línea roja, giraremos el disco de la superficie de la brújula, y ubicaremos las dos endiduras del mismo en la posición norte, o en un punto cardinal bien visible. Así  al bucear tendremos no solo la referencia de la  alineación de la línea de rumbo y la dirección que queremos seguir, si no también del punto cardinal marcado con el disco de superficie de la brújula, es decir dos puntos que alineados nos ayudarán a no desviarnos de nuestro destino, el norte y nuestro rumbo.
 

 
Localizar el norte:

Solamente pondremos la brújula en posición horizontal, y la misma brújula nos lo marcará automáticamente.

 
Seguir una dirección determinada, por ejemplo sudoeste:

Primero localizaremos el norte (como ya hemos visto en la imagen anterior ), y una vez que tengamos este localizado, ya solamente necesitaremos girar nosotros hasta que la dirección que queramos seguir ( en este caso oeste, W ) se alínee con la línea roja del rumbo.
 
 Y para evitar qque al ir buceando pueda variar  el rumbo sin darnos cuenta, colocaremos el disco giratorio de la superficie de la brújula (en la imagen, en negro, y con números en blanco) con sus dos rayas en un punto cardinal ( en este caso el Norte ). Al avanzar,  mantendremos  el ángulo que se forma entre nuestra dirección y la aguja que marca el norte ( En este caso 90 º ). Por lo que iremos avanzando observando la brújula detalladamente y los dos puntos que conforman en este caso el ángulo de 90 º. 

Mientras mantengamos ese ángulo, y no crezca o disminuya, nos dirigiremos hacia la dirección deseada. Si variamos el rumbo, nos desviaremos de la dirección deseada. Y volveremos a empezar desde el principio, localizando el norte, fijando nuestro rumbo alineado con la línea roja de rumbo, y asegurándolo, con la rosca negra en un punto cardinal.
 


 
Evitar desvíos en la dirección a seguir :

Una medida de control de rumbo, para evitar pequeñas desviaciones que a la larga se convierten en grandes distancias, es parar cada 10 o 15 aleteadas ( contamos una aleteada al terminar el juego de movimiento de aletas de ambas piernas) comprobar el norte, y a partir de ahí, volver a marcar el rumbo, viendo si nos hemos desviado o no al haber seguido el rumbo anterior.

Un buen consejo, lleva siempre brújula en tus inmersiones, y trata de que tu compañero haga lo mismo, y antes de sumergiros en el cabo de fondeo, tomar referencias de hacia dónde queréis dirigiros, Norte, Sur, Sudeste ...

Una vez abajo, únicamente tendréis que seguir vuestra brújula para ubicaros en el punto deseado.
 
Tipos de brújula de buceo:
 
Actualmente existen brújulas de manómetro o consola (como la de la imagen) de pulsera (mas recomendable ya que es mas sencillo mantenerla en posición horizontal) e incluso digitales, integradas en el  ordenador de buceo.
 
    (C) Bajoelagua.com 2.004 Todos los derechos reservados